Pontevedra Monumental

PONTEVEDRA monumental

PONTEVEDRA monumental

Pontevedra en 1669 (grabado de Pier Maria Baldi)* *Pier María Baldi, arquitecto y pintor italiano autor de este grabado sobre la Pontevedra de la época.

PONTEVEDRA MONUMENTAL La ciudad de Pontevedra disfruta de una situación estratégica como capital de las Rías Baixas y punto clave del Camino portugués a Santiago. Pontevedra, del latín “Pontus Veteris” (Puente viejo) en alusión al viejo puente romano, disfrutó su época de esplendor durante los siglos XV-XVI gracias al puerto y a la pesca de la sardina, llegando a convertirse en la mayor población gallega. Es, desde 1833, capital de provincia. Actualmente su centro histórico está considerado como uno de los mejores de Galicia y fue declarado conjunto histórico-artístico en 1951. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23

1. Ruinas de Santo Domingo Restos del convento fundado por la orden dominica en el año 1281, comenzando su construcción en el siglo XIII. Solamente se conserva la cabecera, formada por cinco ábsides, de finales del siglo XIV. Fue abandonado en el año 1834 a raíz de la desamortización de Mendizábal. Su estado ruinoso en el siglo XIX hizo que se llegase a acordar su total derribo, aunque finalmente no se llevó a cabo. En su interior se hayan tumbas de caballeros como Tristán de Montenegro, escudos heráldicos de la nobleza gallega y lápidas gremiales. Fueron declaradas monumento nacional en 1895 y desde 1947 forman parte del Museo Provincial. 2. Monumento a los Héroes de Ponte Sampaio Realizado por el escultor ovetense Julio Gónzalez Pola, fue inaugurado el 27 de agosto de 1911 y conmemora la victoria de las tropas españolas sobre las francesas de Napoleón en Ponte Sampaio (localidad cercana a Pontevedra) entre los días 7 y 9 de junio de 1809. En su centro una figura femenina simboliza a la patria gallega guía hacia la lucha sosteniendo un escudo con las armas de España. 3. Casa consistorial Realizada por el entonces arquitecto municipal Alejandro Sesmero, es una obra de estilo ecléctico decimonónica que fue entregada el 24 de agosto de 1880 y construida sobre los restos de las antiguas casas del Ayuntamiento (s. XV y XVI). En febrero de 1943 se redactó un proyecto de reforma que se ejecutó un año más tarde. Es un edificio de planta rectangular donde destacan los dinteles de sus ventanas, el balcón, y sus cuatro pares de columnas, todo ello en su fachada principal. En su parte posterior hallamos el Conjunto escultórico El fiel contraste, obra del escultor orensano Ramón Conde. Representa el lugar donde en la Pontevedra del siglo XVI se hallaba la Alhóndiga (mercado municipal); en ella una persona contratada por el ayuntamiento, llamado el fiel contraste, era la encargada de verificar con su balanza los pesos de las mercancías que iban a ser puestos a la venta.

4. Centro de Interpretación de las Torres Arzobispales Construido aprovechando el foso defensivo del pazo-fortaleza de las Torres Arzobispales. Era la residencia habitual de los arzobispos de Santiago cuando visitaban la ciudad y su primera construcción se remonta al siglo XIII. Su interior nos muestra parte del foso, puente levadizo y munición de la época descubiertos a raíz de obras realizadas en la zona. 5. Palacete de las Mendoza Construído por el Arquitecto Alejandro Sesmero después de la compra del solar en 1877 por Soledad Méndez-Núñez. Años más tarde sus sobrinas, lo convertirían en un importante centro de reunión de personalidades del momento, asi como en foco de la cultura del momento. Fue habitado hasta 1971. 6. Basílica de Santa María la Mayor Templo construido en el siglo XVI por iniciatriva del Gremio de Mareantes, es una viva imagen del esplendor de Pontevedra en esa época. Iniciada en estilo gótico tardío con influencias del estilo manuelino portugués y de los comienzos del Renacimiento. Destaca su fachada principal que, datada hacia 1541 y atribuída a Cornelis de Holanda y Juan Noble, es de estilo plateresco y se considera una de los mejores ejemplos de este estilo en Galicia, emulando un retablo pétreo de tres cuerpos. En ella destaca, entre otros detalles, la escena de la dormición de la Virgen, el rosetón o la Asunción de la Virgen con la Santísima Trinidad. Su interior nos presenta una planta de gran originalidad al tener tres naves y una cabecera dividida en tres capillas: la mayor, la del Cristo y la de la Trinidad. Las naves laterales son mucho más bajas y estrechas que la central. Su arco triunfal nos presenta la peculiaridad de estar situado delante de las tres capillas de la cabecera y no solamente ante el altar mayor. Las naves se cierran con bóvedas de crucería, destacando la complejidad de la central.

7. Plaza de las cinco calles Así denominada porque en ella confluyen cinco calles de la zona antigua de la ciudad: Princesa, Isabel II, Barón, Paio Gómez Charino y San Nicolás. En ella destaca el crucero barroco del año 1773 donde encontramos en su base la representación de Adán y Eva con la manzana en la mano mientras en la parte superior encontramos a la Virgen María en un lado y su hijo crucificado en la otra. En la plaza destaca asimismo la casa que la preside por haber sido residencia de D. Ramón María del Valle-Inclán el cual residió en Pontevedra en algunas etapas de su vida, siendo además aquí donde publicó su primera obra Femeninas. 8. Casa del Barón (Parador nacional) Levantado sobre una antigua villa romana, fue transformado en palacio renacentista de los siglos XVI y XVII. En el siglo XVIII, se convirtió en propiedad de los condes de Maceda y más tarde, en propiedad del Marqués de Figueroa, que la llenó de antigüedades. En el siglo XIX, el palacio pasó por un periodo de declive, y se utilizó como depósito de sal marina y escuela para niños pobres. Después, fue transformado en un edificio de viviendas para familias. De su decadencia fue rescatado por el barón de la Casa Goda, Eduardo de Vera y Navarro, al cual debe su nombre en la actualidad. Durante el siglo XX hizo labores de escuela hasta que en 1950 al ayuntamiento se hizo con su propiedad. El edificio fue reformado y desde enero de 1955 se convirtió en el primer Parador de turismo existente en Galicia. Destaca el pórtico neoclásico que da entrada al edificio y la torre añadida en el siglo XVIII. Su interior está decorado con antigüedades y mobiliario clásico. 9. Plaza de Teucro Debe su nombre a Teucro, héroe griego de la guerra de Troya el cual según la leyenda viajó a Occidente y fundó la ciudad. Conocida antiguamente como plaza del pan o de la leche, por ser los productos que aquí se vendían, es una de las más hermosas de la ciudad ya que conserva parte de las casas señoriales o pazos que la rodean desde los siglos XVII y XVIII: la de Gago-Montenegro (norte), San Román (sur) y Marqués de Aranda (este). Es, además, un buen ejemplo de la heráldica gallega, destacando el gran escudo en su cara norte joya del barroco gallego, del siglo XVII 10. Teatro Principal y Liceo Casino Ambos edificios se levantan en el solar ocupaba la Iglesia de San Bartolomé o vello hasta su derribo en 1844. En 1864 comenzó a levantarse el nuevo edificio, siendo el Liceo Casino obra de Domingo Lareu y el Teatro Principal, de Faustino Flores. En abril de 1980

un incendio destruyó el edifico quedando únicamente las paredes exteriores siendo ambos reconstruidos en 1983. 11. Casa de las Campanas Es considerada como la construcción civil más antigüa de la ciudad, conserva la fachada del siglo XV con dos arcos conopiales de entrada y labras heráldicas. Debe su nombrea que se ubicaba cerca de la iglesia de San Bartolomé o vello la cual no tenía campana, siendo utilizada la de esta casa para llamar a los feligreses. También llegó a ser utilizada como almacén de vino durante una etapa cuyos propietarios eran los monjes bendictinos del Monasterio de Lérez. En el siglo XIX se la relaciona con las andanzas del pirata pontevedrés Benito Soto que se decía venía a esta casa para esconderse cuando era perseguido. Incluso se dice escondió en ella su famoso tesoro, aunque nunca se ha tenido constancia de ello. Hoy el edificio alberga el Vicerrectorado de la Universidad de Vigo. 12. Plaza de Curros Enríquez Denominada asi desde el año 1908, ya que anteriormente era conocida como Plaza de San Román. En ella existió desde el siglo XV un hospital para pobres con capilla denominado del Corpo de Deus más tarde del Corpus Christi, y quedaría a cargo de los Hermanos de San Juan de Dios hasta el siglo XIX. Estuvo en ella presente hasta su demolición en 1896 quedando solo la pequeña capilla como muestra de él repuesta debido a la presión vecinal del momento. En su centro alberga un busto de Alexandre Bóveda cofundador del Partido Galeguista en Pontevedra. 13. Plaza de la Herrería Es, sin duda, la plaza más emblemática de la ciudad y centro de reunión por excelencia de los pontevedreses. Fue creada para albergar la Feira Franca que el rey Enrique IV concedió a la ciudad en el siglo XV y durante los siglos XVII y XVIII se celebraban en ella las corridas de toros. En la Edad Media era conocida como Plaza de Trabancas debido a que se accedía a ella a través de la puerta de la muralla del mismo nombre, obteniendo su actual denominación en el siglo XIX a partir de los talleres de forja que se instalaron en los soportales de la plaza. Está rodeada de construcciones sencillas de una o dos plantas herederas de las de los siglos XVI-XVII, junto a otras de comienzos del siglo XX. Anexa a ella encontramos La Plaza de la Estrella, la cual sirvió de lugar de intercambio de viajeros y mercancías que partían hacia los lugares del entorno, precisamente parece deber su nombre a uno de los carros que repletos de víveres paraban en ella, denominado como

Carro da Estrela, adoptando asi ese nombre popular. Años más tarde se construyó en su centro una fuente con forma de estrella. En ella se alberga el Pazo de los Barbeito, también conocido como la Casa de las Caras, construcción de estilo barroco, con planta cuadrada y tres pisos de altura. Destaca el escudo de la fachada principal, pero sin duda, el mayor interés es para los rosetones de los que surgen las caras. Estas se encuentran distribuidas en el segundo piso, dando nombre al edificio. En uno de sus laterales se albergan los Jardines de Casto Sampedro superficie que ha sufrido varias reformas a lo largo del tiempo siendo la actual de 1929 momento en que se sitúa en ellos la fuente que los preside. Financiada por Carlos V en 1537 fue construída en 1554 en la Plaza de la Herrería donde se mantuvo hasta que se desmanteló en 1857, manteniéndose así hasta su instalación en los Jardines donde conserva algunas piezas originales del siglo XVI. Existe un cantar muy popular referido a esta fuente que dice: Pontevedra é boa vila / da de beber a quen pasa / a fonte na Ferrería / San Bartolomé na praza. El nombre de los Jardines lo obtiene del arqueólogo pontevedrés Casto Sampedro, cuya labor resultó fundamental para la reconstrucción de la fuente. 14. Monumento al loro Ravachol Ubicado en el lugar donde se situa la botica de la Peregrina, lugar de estancia de tan particular personaje. Era un loro con gran ingenio que incluso participaba en las tertulias por su dueño, el farmacéutico, organizadas allí. Su fallecimiento, en 1913, fue un acontecimiento social en la ciudad. Actualmente se ha convertido en símbolo del carnaval de la ciudad, el cual finaliza con el entierro de tan singular animal. 15. Santuario de la Virgen Peregrina Situado en el centro de la ciudad de Pontevedra, al pie del Camino portugués a Santiago, es a día de un todo un referente dentro de la ciudad. Iniciada su construcción en 1778 y bendecido para el culto en 1794 presenta una curiosa planta en forma de concha de vieira en la cual se inscribe una cruz. En él se mezclan estilos diversos: barroco, rococó, neoclasicismo... Su arquitectura exterior, el retablo, el atrio que la precede perimetrado por

balaustrada con pináculos o la concha de molusco traída del Pacífico por Méndez Núñez y que hizo las funciones de pila de agua bendita dan idea de la belleza y peculiaridad de este edificio. En su interior se alberga la figura de la Virgen Peregrina, patrona de la provincia, cuya festividad tiene lugar el segundo domingo del mes de agosto. 16. Iglesia conventual de San Francisco La fundación parece fecharse en el siglo XIII, recibiendo la primera donación en 1274. Durante la Edad Media y Moderna hubo constantes obras siendo en esta última cuando importantes familias pontevedresas del momento (Mariño de Lobeira, Soutomaior o Cru) construyeron en ella capillas funerarias. La iglesia, realizada entre los últimos años del siglo XIV y los primeros del XV, presenta planta de cruz latina, con una sola nave rematada con tres capillas poligonales en la cabecera, la central más grande que las laterales, cubiertas con bóvedas de crucería. En el crucero se abren varias capillas. El abandono del convento por los frailes en el año 1836 a causa de la desamortización de Mendizábal, hizo que el convento permaneciera algo abandonado llegándose a demoler alguna de sus capillas, perdiéndose también sus pinturas murales. Todo el conjunto fue sustituido en el siglo XVIII por el que hoy contemplamos. La parte más antigua del convento es la portada de la iglesia que presenta arco apuntado y arquivoltas, que se cubría antaño con un porche. Es la única puerta conservada de la muralla de la ciudad y que aquí fue adosada. La fachada ha sufrido diversas modificaciones, siendo el rosetón de fecha posterior. 17. Plaza de la Leña Es una de las plazas más tradicionales de la ciudad. Debe su nombre al mercado diario de madera, piñas y otros materiales para quemar en las antiguas cocinas que en ella se celebraba. En ella destaca el crucero situado en su parte central en 1941 y que llegó procedente de Caldas de Reis. Allí, fue descubierto en 1930 por Alfonso Rodríguez Castelao en varios trozos, y después de su restauración fue aquí colocado. En uno de sus lados

encontramos el edificio Castro Monteagudo, construido hacia 1760 y que fue el primer edificio del Museo de Pontevedra, fundado el 30 de diciembre de 1927 por iniciativa de la Diputación Provincial. 18. Iglesia de San Bartolomé Templo que desde 1836 acoge a la parroquia de San Bartolomé y que fue consagrado en 1714 como iglesia del Colegio de la Compañía de Jesús en Pontevedra. Ahí terminaba un largo proceso iniciado en 1635 con la llegada de los jesuitas a Pontevedra que convertirá a la ciudad en la cuarta sede jesuita existente en ese momento en Galicia, después de las deMonterrei, Monforte y Santiago de Compostela. La iglesia, adaptación a Galicia de modelos barrocos jesuíticos provenientes de Italia, nos presenta una planta rectangular compuesta de tres naves de tres tramos y crucero con capilla mayor entre dos sacristías. La nave central, los brazos del crucero y la capilla mayor están cubiertos por bóvedas de cañón. A los lados se abren las naves laterales con arcos de medio punto y cubiertas de bóveda de aristas. Sobre ellas se sitúan tribunas con grandes ventanas y barandillas de rejería. Su interior nos ofrece un magnífico conjunto de once retablos, de los cuales ocho son barrocos (pertenecientes a la etapa jesuita de la iglesia) y buenos ejemplos de la escuela compostelana del primer tercio del s. XVIII. Destacan su colección de imágenes de todas las épocas, albergando entre ellas la figura de la Virgen de la O patrona de la ciudad. 19. Edificio Sarmiento Edifico anexo a la Iglesia de San Bartolomé, fue construido entre 1685 y 1714, fue en origen la sede del Colegio de la Compañía de Jesús. Desde el año 1981 es uno de los inmuebles que componen el Museo. En la actualidad, acabado de rehabilitar, se exhiben en sus salas de exposición permanente y en el propio claustro los fondos arqueológicos de la Prehistoria y la Antigüedad, el arte gallego medieval hasta el siglo XIII, las colecciones de loza de Sargadelos, cerámica de Pontecesures y una selección de los alfares nacionales más representativos.

20. Plaza de Mugartegui o de la Pedreira Era conocida antiguamente como de la Pedreira, debido a que los canteros de la ciudad desarrollaban aquí sus labores de talla de la piedra. En ella destaca del Pazo de Mugartegui terminado de construir por José Manuel Valladares y Figueroa en el año 1771 sobre las ruinas de una casa del siglo XVII heredada de sus padres. De estilo barroco gallego, su fachada está coronada por un reloj de sol y un gran escudo heráldico. En la actualidad es propiedad del Ayuntamiento y acoge la sede del Consello Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas. 21. Mercado de Abastos 22. Plaza de Méndez Núñez En ella se celebraban ferias de diversos productos relacionados con el campo. Está dedicada al famoso almirante que falleció en 1869 en la casa que preside la plaza. Es una construcción original del siglo XV pero su aspecto actual es de finales del XVIII-XIX. En ella también se celebraron tertulias literarias a finales del XIX a las que asistía, entre otros, Valle-Inclán durante sus estancias en la ciudad. 23. Plaza de la Verdura Antigüamente conocida como Feira Vella por ser el lugar de celebración de mercados de todo tipo a lo largo de sus varios siglos de existencia, aunque a medida que fue pasando el tiempo se consolidó como sede del mercado diario de verduras y hortalizas, de ahí su actual denominación. En sus laterales conserva restos de antiguas viviendas de la época medieval pero destaca el edificio situado en la parte alta conocido como Casa de la luz ya que en el siglo XIX albergó una fábrica de luz. Esto se debe a que Pontevedra fue la primera ciudad gallega y la segunda de España en contar con alumbrado eléctrico, gracias, sobretodo a la intervención de una persona muy influyente en la vida de la época: el Marqués de Riestra. Actualmente en la casa se ubica de Turismo de Pontevedra tras pasar varios años siendo sede de la Policía Local.

DI SEÑO Y MAQUETACIÓN DI SEÑO Y MAQUETACIÓN © PONTEVEDRA monumental Pontevedra é boa vila dá de beber a quen pasa a fonte na Ferrería San Bartolomé na praza

RkJQdWJsaXNoZXIy MTEwNTI=