Santa María de Armenteira

El origen de este Monasterio se relaciona con una leyenda en la que aparece la figura del que se cree es su fundador: Ero. Según algunas fuentes se trataría de Ero Armentáriz, caballero noble que dedicó su juventud a la ciencia, armas y artes liberales estando como soldado a las órdenes de Alfonso VII en cuya corte parece ostentó algún alto cargo. Tras pasar allí un tiempo y al no estar a gusto con la vida libre y agitada que vivía, decidió retirarse a una casa-palacio en el Salnés, cuya propiedad le correspondía. Esta vivienda de la cual hoy nada se conserva, sería de estilo mudejar y gran riqueza artística. Contrajo matrimonio con una dama de la que desconocemos su nombre pero que parece tenía sus mismas características en cuanto a ascendencia y piedad. De su matrimonio no tuvieron descendencia aunque sus peticiones para ello a la Virgen (de quienes eran fervientes devotos) tuvieron respuesta en un sueño común donde se les indicaba que era voluntad de Dios que tuvieran muchos hijos espirituales en los Monasterios para religiosos y religiosas que ambos fundarían. En aquel momento la Orden del Císter se hallaba en pleno expansión por toda Europa, habiendo llegado ya a España e incluso a Galicia, por lo cual Ero se puso en contacto con Bernardo, abad de Claraval para afiliarse a dicha orden. Atendiendo a esta petición, fueron enviados cuatro monjes con el fin de fundar un nuevo convento en el lugar. Estos, tras hacerle pasar el tiempo de noviciado, invistieron a Ero como Abad de esta comunidad, quedando así la Orden del Císter establecida en Armenteira desde 1149, aunque hay fuentes que aseguran que sería en 1151 cuando Ero es nombrado Abad, puesto que es de esta fecha la primera noticia documental sobre este Monasterio. La fama de virtudes de Ero, (prudencia, humildad y caridad) se extiende rápidamente por todo el contorno, lo que provoca que acudan en peregrinación gentes de lugares muy diversos, unos con el deseo de ingresar bajo el báculo del Abad y otros para contribuir con sus limosnas y donaciones a la edificación del Convento e Iglesia que Ero deseaba levantar en honor a Santa María. Por su parte, la esposa de Ero, junto a algunas damas, pasó a ocupar una casa que su marido mandó construir en el lugar llamado “La Freiría” o “Las Frairas”, en el denominado Padro de la Magdalena, lugar donde fue edificado el monasterio para religiosas de la misma orden del Císter y que se encontraría situado a unos dos kilómetros del de Armenteira. Parece que su existencia fue corta, aunque en 1169 todavía se recibieron donaciones “para religiosas y religiosos que perseveran en vida santa en los Monasterios de Armenteira”. A Ero también se le atribuye el comienzo de las obras de la iglesia el 16 de junio de 1167 según dos inscripciones aparecidas en ella y que sería finalizada en tiempos del Abad Fernando (el segundo que tuvo el Monasterio) en 1212 según refleja una inscripción que se encuentra en la fachada. ORIGEN DEL MONASTERIO

LA PLANTA La planta del claustro bajo de este Monasterio, presenta forma rectangular con seis arcos de medio punto sobre pilastras en cada uno de sus lados, que configuran el cierre al jardín central mientras que las cubiertas son de bóvedas de crucería con arcos de medio punto. Su diseño es muy similar al claustro del cercano Monasterio de Poio. EL CLAUSTRO BAJO 1 2 3 4

EL CLAUSTRO BAJO Se accede a él, por una puerta pequeña en la fachada del Monasterio, siendo esta, el único elemento conservado del primitivo claustro y sería la puerta que permitía el paso de los hermanos conversos hacia la Iglesia. Se encuentra situada en el lado occidental del ala norte. Presente gran sencillez en su estructura con un dintel liso sin ninguna decoración, haciéndonos suponer que el claustro original sería igual de sencillo con poca altura, permitiendo la combinación de luz y sombras igual que en la iglesia. El actual data del siglo XVI, seguramente en el entorno de 1575, año en el que aparece la primera noticia sobre él. Como todos los claustros cistercienses se estructura en cuatro alas: 1. Ala norte. Es la parte por donde se comenzó a construir el Claustro y se encuentra adosada a la iglesia. Se le conoce como claustro de la Lición por ser el lugar donde se hacía la lectura que precedía al Oficio de Completas (última oración del día). Era el lugar donde los monjes se dedicaban a la lectura. Por todas estas funciones era considerada como el ala que correspondía al homo spiritualis (la dimensión del hombre espiritual). En su entronque con el ala este nos encontramos la puerta que nos conduce a la Iglesia fechada hacia 1660 y que en su parte superior nos presenta dos jarrones y una hornacina que alojaba una imagen de San Ero hoy perdida. 2. Ala oeste. Los trabajos para su construcción fueron realizados entre 1581 y al menos 1596. En ella se situaba la cilla (despensa o almacén) y la portería, es decir, los lugares por donde el monje y sobretodo los hermanos conversos entraban y salían, estableciendo de esta manera el contacto con el mundo exterior; por ello, se corresponde con la función del homo socialis. Es quizás la más vistosa, con elementos decorativos propios del gótico tardío, caso de los motivos vegetales y dos serafines que decoran las claves colgantes. En el lateral opuesto al jardín presenta una puerta con arco de medio punto que conduce a la escalera principal. Llama la atención en su confluencia con el ala sur, la bóveda estrellada compleja que la cubre; en ese punto nos encontramos una puerta, fechada hacia el 1770, con arco de medio punto que daba acceso a los novicios a la zona para ellos reservada.

3. Ala sur. Se comienza a realizar en 1602, aunque hubo algunas interrupciones en su construcción puesto que referencias de 1623 todavía nos hablan de la misma. La función de esta ala, es la del homo corporalis, puesto que en ella se encontraban el calefactorio y el refectorio (comedor). En esta ala nos encontramos con la puerta de acceso a la capilla utilizada por la comunidad de monjas que hoy ocupa el Monasterio. 4. Ala este. Fue iniciada su construcción en 1626, aunque una inscripción con la cifra 1677 nos hace suponer que no sería finalizada hasta esa fecha. Es la que corresponde a la función del homo animalis, es decir donde el anima (alma) era educada. En ella se encontraría la sala capitular, totalmente perdida en Armenteira. Es la que presenta más sencillez en su decoración solamente destacando en ella la puerta que daría acceso a dicha sala capitular, con arco de medio punto, fechada en el último tercio del XVII.

La Iglesia de Santa María de Armenteira es un ejemplo de templo cisterciense: solemne, exenta de ornamentación, pero proporcionada en todas sus partes. Su construcción, según inscripciones encontradas en ella, se inició el 16 de junio de 1167, en tiempos de Ero como abad, mientras que su finalización data de 1212 siendo ya Abad Fernando. Presenta planta basilical, con tres naves de cuatro tramos cada una; de ellas, la central tiene casi el doble de anchura que las laterales. El crucero no sobresale en planta respecto a las naves laterales pero destaca por la anchura y altura de sus naves asi como por la cúpula que lo cubre. Finaliza con un triple ábside semicircular, el central más amplio que los laterales. LA PLANTA LA IGLESIA: FACHADA E INTERIOR 1 4 5A 5B 5D 5C 6 3 2 2 2

ARCO DE ENTRADA AL ATRIO La entrada al atrio, que da acceso a la iglesia y monasterio, se hace a través de una portada barroca con un arco triunfal de medio punto situado entre dos contrafuertes semicirculares que rematan en forma cónica. Sobre este cuerpo encontramos una cornisa a todo lo largo con una balaustrada interrumpida en su centro donde sobre el arco aparece una hornacina con su tímpano rematado en cruz. En su interior y labrado en piedra encontramos un bajo relieve con la figura de Ero de rodillas mirando hacia la Virgen María con el niño en brazos; en un segundo plano una rama de árbol y el pajarillo que según la leyenda lo embelesó. En los extremos de la balaustrada aparecen dos escudos: el de la derecha es el escudo del Monasterio con los atributos abaciales; el de la izquierda nos presenta dos leones y dos castillos y un caliz en la parte superior. Todo este conjunto se realizaría hacia finales del siglo XVII o principios del XVIII. 1.FACHADA Contrariamente a lo que sucede en muchas iglesias cistercienses, esta de Armenteira, posee puerta de acceso desde el exterior. La inexistencia de esta se debía a la plena entrega de los monjes a tareas de oración y no pastorales. El conjunto de la fachada de esta iglesia está dividida por contrafuertes (dos de ellos ocultos por la fachada del monasterio realizada en el siglo XVIII) en tres calles que se corresponden con sus naves interiores: Izquierda: encontramos una puerta lateral con dintel y un arco de medio punto con tímpano decorado con una cruz en relieve. Sobre la puerta una ventana sencilla que da luz a la nave. Derecha: presenta una disposición igual que la parte izquierda con puerta y ventana, con la diferencia de que el tímpano del arco está exento de decoración. En su interior encontramos una escalera de caracol que nos conduce a la torre. Esta parte se encuentra oculta por la fachada del monasterio.

Central: dispuesta a su vez en dos alturas separadas por una pequeña imposta corrida decorada con dados de ajedrez y sostenida por unos canecillos sencillos. En la altura inferior encontramos la gran portada, sin duda la parte más interesante y que contrasta con la sencillez y austeridad del interior. Con forma abocinada, está formada por seis arquivoltas con sus chambradas correspondientes, conjunto muy decorado con temas varios destacando el ajedrezado. La arquivolta exterior por su arquillos de herradura nos invita a pensar en cierta influencia mudéjar, la cual aparece en algún otro lugar de la iglesia. Las columnas, cilíndricas u octogonales, de la portada se sostienen sobre unas basas decoradas por rosetas de seis pétalos y culminan con capiteles adornados con motivos vegetales. El conjunto de columnas del lado derecho es el de mayor interés por conservar una inscripción que nos facilitaría la fecha de inicio de construcción de la iglesia. En una segunda altura y sobre la imposta aparece el gran rosetón, uno de los mejor conservados de Galicia de esta etapa. Está realizado en granito y descompuesto en varios círculos concéntricos alrededor del núcleo central. Su parte externa es rematada por una circunferencia decorada con motivos ajedrezados. Todo el conjunto de esta fachada es rematado por un piñón sencillo coronado por una cruz. 2.NAVE CENTRAL Y LATERALES Las tres naves de la iglesia están exentas de cualquier tipo de ornamentación pero bien proporcionadas en todas sus partes. La nave central aparece cubierta por una bóveda de cañón apuntada (preludio del gótico) que descansa sobre un doble arco que es sostenido por fuertes pilares. Todo el conjunto carece de capiteles y columnas. El aspecto más destacado de estas naves es el contraste que se busca entre luces y sombras, así en las laterales aparecen ventanas con arcos de medio punto y doble derrame que en el lado norte aumentan en longitud conforme nos acercamos a la fachada para compensar el desnivel del terreno. Más curiosa es la distribución en el lado sur, puesto que las dos

3.CRUCERO En esta parte del templo destaca sobre todo la cúpula que lo cubre, única en Galicia. Arranca a partir de cuatro trompas cónicas que le dan forma octogonal a partir de un cuadrado. De cada lado salen nervios que se unen en el centro dándole a la unión forma de cuadrado. Está iluminada por cuatro ventanales y en ella se reconoce una influencia mudéjar que llegaría a través de arquitectos de la orden del Císter ya que cuenta gran similitud con otra existente en el Monasterio de Las Huelgas en Burgos también de la misma orden. Su construcción se fija hacia el año 1200. Los brazos laterales, son de la misma altura que la nave central y se cubren con bóvedas de cañón mientras que en las paredes encontramos una ventana en cada una, semejantes a las otras existentes en la iglesia. Bajo ellas, sendas puertas: la del lado norte es llamada Puerta de los Muertos porque sólo se abría para las procesiones mortuorias mientras que la del lado sur conduce a la sacristía. En la parte exterior se encuentra coronado por una pequeña cruz y con una linterna en el núcleo central que se sitúa sobre la cúpula y cubierta por un tejado con cuatro vertientes. 4.BALDAQUINO Fechado hacia 1780, por sus diferencias en el trabajo hace pensar que podría haber pertenecido a otra obra anterior. Está separado del muro del ábside y tiene planta semicircular. Presenta un cuerpo inferior alto formado por dos filas de columnas lisas, entablamento con friso y arquitrabe decorados mientras que la cornisa es lisa. Sobre este, seis soportes de gran tamaño que sostienen las volutas del cuerpo superior en cuya confluencia una peana sostiene la imagen del Salvador sedente, que con su mano derecha nos da la bendición, mientras la izquierda sostiene la esfera terrestre. Esta figura puede fecharse en el siglo XVI y muy probablemente sea de escuela sevillana. En la parte central y rodeando el sagrario unos pilares sostienen un gran pedestal que sostiene la imagen de Santa María de Armenteira conocida como la Virgen de las Cabezas, imagen del siglo XVI y de autor de la escuela sevillana. Su figura nos presenta a la Virgen descubriendo su pecho mientras el niño ofrece un racimo de uvas, símbolo de la Eucaristía. Una peculiaridad es que las miradas de ambos se dirigen a otro lugar o persona por lo que se puede pensar que la obra formaría parte de un conjunto más completo.

5.RETABLOS LATERALES Existen cuatro retablos laterales todos ellos de granito situados a ambos lados del altar mayor, dos en los ábsides, fechados entre 1770 y 1780 y los otros dos en el crucero realizados en 1782. A) Retablo y altar del Cristo de la Paciencia. Situado en el ábside del lado del Evangelio (norte) con cuatro columnas en planos distintos que se sitúan sobre un pedestal. Entre ellas se enmarca la imagen del Cristo, obra de escuela compostelana, bien de Ferreiro bien de alguno de sus discípulos, realizado en la misma época que el retablo. B) Retablo y altar de la Divina Pastora. Se encuentra en el ábside sur, es decir del lado del de la Epístola. De igual disposición que el del lado norte acoje la imagen de la Divina Pastora, escultura del siglo XX. C) Retablo y altar de San Benito. Adosado al pilar norte del arco triunfal que da acceso al altar mayor encontramos que mezcla rasgos barrocos y neoclásicos. Tiene tres caras con sus hornacinas correspondientes, rematado por un cupulín y su correspondiente cruz. La hornacina central aloja la figura de San Benito (realizada en 1782 por algún discípulo de Ferreiro), flanqueado por dos columnas, mientras que en las laterales están las figuras de San Antonio y Santa Lucía por pilastras. D) Retablo y altar de San Bernardo. Igual a su gemelo del lado norte nos presenta en las hornacinas laterales las figuras de San Blas y San Roque mientras que en la central está la imagen de San Bernardo, también realizada de algún discípulo de Ferreiro en 1782. 6.TORRE Situada en la parte derecha de la iglesia presenta una disposición en dos cuerpos separados por una cornisa. De ambos destaca el cuerpo superior con cuatro ventanas con arcos de medio punto que abren el hueco destinado a las campanas. Estas ventanas presentan unas pilastras a modo de marco que rematan en una nueva cornisa, en cuyas esquinas se sitúan unos pináculos terminados por una bola. Todo se cubre con una cúpula octogonal sobre base octogonal también finalizada con un pináculo con su bola correspondiente. Una inscripción en una pared del claustro la fecha en el año 1778.

DI SEÑO Y MAQUETACIÓN DI SEÑO Y MAQUETACIÓN © Santa María de Armenteira Vilar, 1 36192 Armenteria (Meis) Pontevedra 42º 27' 47.9" N - 8º 44' 29.9" W .

RkJQdWJsaXNoZXIy MTEwNTI=